Revisión: clásicos del blog (I)

Hace ya casi dos años que comencé esta aventura, de crear un blog con el propósito de poner en digital:  mis reflexiones, creencias de la vida, pensamientos, ideas que uno va teniendo con el paso del tiempo y de las experiencias. En estos dos años, el casillero de entradas de ‘Marca tu nuevo camino’ ya figura con un total de más de 100 entradas.  

Por tanto, he pensando como homenaje a estos dos años de vida, crear una serie de post con aquellas entradas que personalmente mas destaco de este recorrido, haciendo una pequeña reseña de cada una de ellas.

Voy a iniciar esta serie, con las siguientes dos entradas, que considero ya clásicas:

Her

Esa cinta, fue muy inspiradora, y me ayudó a escribir en esa crítica, una reflexión, que dos años después, reafirmo con mas fuerza.

Es una pena, y es algo que veo con mas frecuencia, como tanto chicos y  chicas, con un gran potencial, con enormes habilidades y capacidades para destacar y ser atractivos, en cambio, llevan una vida frustada y reprimida, por diversos motivos:

  • porque no piensan que esas habilidades o talentos que les hace especial, resulten ser tan atractivas a ojos de los demás;
  • carencias en sus habilidades emocionales o sociales…
  • Creencia que sabotea su éxito: ‘pensamiento asesino’ en la cual cree que no  debe ser merecedor de aquellas cosas placenteras de la vida que le tiene ‘reservada’ la vida.

Muchos de ellos, se refugian en vidas paralelas digitales, que no son mas que una pobre distorsión de ellos mismos, sumiéndolos en una vida de mayor frustración:

Pasar decenas de horas en facebook a la semana, cuando en tu vida social, no quedas con nadie…vender en instagram tu vida de ‘famoso’, cuando no te conocen ni en tu portal…“hablar” con chicas vía Tinder, cuando en la vida real, no te atreverías a conocer a esa chica que tanto te gusta y te atrae (y que por cierto, me ha dicho un pajarito, que posibilidades tienes)

La vida real está ahí fuera, deja de seguir viviendo una ‘vida de mierda’ en la red. A tus mejores amigos, no los conocerás chateando por facebook, a tu mujer, tampoco. Tus mejores experiencias en la vida no serán con Pokemon Go.

Hemos dejado de buscar ¿Quienes somos? de invertir tiempo en conocernos  a perder tiempo en pasatiempos carentes de sentidos, ‘facebook’ ‘Pokemon-Go’ ‘porno’ ‘relaciones virtuales’…

 

 

Iphone

Esta entrada es de esas, que van ganando enteros con el paso del tiempo.  

Fue una idea que leí en un libro sobre finanzas. El autor que lo escribió, pasaba maratonianas jornadas de 70h a la semana trabajando como inversor para una empresa privada, hasta que llegó un día, que viendo como su vida se marchitaba y pasaba la mayor parte del tiempo en su oficina, dijo: Fin.

Entonces, se propuso  crear un plan de inversiones de tal forma que las ganancias que obtuviera superase con mayúsculas al de su salario anual de su ya ex-empresa. En un primer intento, fracasó… Resumiendo: tomó malas decisiones en cuanto a inversiones y perdió miles de euros en inversiones que no tuvieron la rentabilidad adecuada.

La enseñanza del libro, viene ahora… el cambio que tomó en su vida, el gran reajuste que dio en su forma de ser, para que en su segundo intento, consiguiera realmente alcanzar su proyecto.

Después del estrepitoso fracaso, se aisló un tiempo, necesitaba pensar:

  •  reflexionó cómo era su vida.
  • con quién pasaba el tiempo.
  • qué compañía frecuentaba, que hacía en su tiempo libre…

Y llegó a la conclusión, de que tenía que dar un cambio radical, cambiar aquellas compañías y hábitos que eran tóxicas y nocivas en su vida.

Era consciente que para su cambio, tenía que dar un giro completo en su vida.

Así que empezó, por los contactos. Revisó completamente la agenda, para saber quienes eran realmente valedores de entrar en su vida, y quien no.

Puede sonar algo drástico o exigente, pero si quieres calidad en tu vida, empieza a ser exigente con la compañía que dejas entrar en tu vida. Aprendí a través de este libro, que la mayoría de gente (hay excepciones) que tiene riqueza en dinero, no sólo poseen riqueza en salario, también va acompañada de riqueza emocional. Porque no suele ir lo uno sin lo otro.

Saben con quien pasar el tiempo, qué actividades y compañías le producen placer y cuales no. Valoran realmente su tiempo, y saben reconocer de forma inmediata qué compañía les hace ‘mas rico’, dicho en términos financieros, cuales son un activo, y qué compañía, son ‘pasivo’, que te hace gastar tiempo y energía emocional.

Eliminando contactos tóxicos de tu agenda, no sólo ganaras en espacio en la memoria de tu agenda, sino también ganaras en bienestar y calidad de vida. Reservaras “espacio” para la gente nueva que conozcas, que sí tienen un valor verdadero en tu vida.

 

Como dirigen su atención los líderes

Me encuentro leyendo el libro ‘Focus’ para entrenar la atención en el ámbito profesional, del famoso escritor Daniel Goleman, autor del best seller Inteligencia Emocional. Hago un alto en la lectura, porque me gustaría transcribir unas líneas relacionadas a un capítulo del libro, que tiene como título la entrada de hoy.

Además, empieza con una temática relacionada, con la reflexión que hice en el última post de mi blog.

La expresión “muerte de PowerPoint” se refiere a las sinuosas y aburridas presentaciones que esa herramienta informática parece alentar. Ese tedio refleja la ausencia de un pensamiento focalizado de sus autores y su incapacidad para subrayar los aspectos más sobresalientes de la cuestión que están tratando de ilustrar. La respuesta que alguien da a la sencilla pregunta ¿Y cuál es la idea principal? nos proporciona un indicio de su capacidad para exponer con claridad las facetas más importantes de algo.

Según tengo entendido, Steve Balmer, director general de Microsoft (lugar que nació el temible PowerPoint), ha prohibido en sus reuniones, este tipo de presentaciones. En lugar de ello, Balmer solicita ver previamente el material para no perderse, en el encuentro cara a cara, en un interminable proceso y poder así sucesivamente ir al grano. “Eso-según dice-favorece nuestra concentración”.

Adams Bryant entrevistó a Steve Balmer en ´Meeting´, versión 2.0 at Microsoft, el 16 de Mayo de 2009

 

El libro es una genialidad, cuyo contenido tiene mas valor, que muchos master que se ofertan hoy en día sobre Psicología. Recomiendo 100% como lectura obligatoria. En el capítulo, es interesante la influencia del mindfulness en la capacidad de poner en orden nuestro foco atencional, y como influye en el control ejecutivo del cerebro.

Una mención de Kobun Chino, el maestro zen de Steve Jobs. 

“Tan importante es decidir qué no hacer como decidir qué hacer” 

Pongo fin a esta pequeña nota-mental- Sigo con mi lectura.

Buen verano. Os dejo una foto de Cáceres, mi segunda residencia ; )

Luna

 

Cuando no existía Power Point

Power Point uso

 

Existía un tiempo donde no había presentaciones audiovisuales que acompañasen la exposición. Nadie lamentaba que en las clases hubiese tan sólo, una pizarra y una caja de tizas de color blanco. Los alumnos tomaban las notas a mano, que el profesor iba escribiendo en el encerado.

Los tiempos cambian,  las nuevas tecnologías reinan en las aulas, y con ello, la forma de presentar e interactuar con el contenido didáctico.

No me gusta como la tecnología se ha introducido en las aulas. Actualmente, el mal uso o (abuso) que se da de las nuevas tecnologías, lo hace contraproducente. Pongamos el acento en la archiconocida aplicación que  reina  en cada presentación.

Power Point.

El otro día, me encontraba escuchando una entrevista de Joan Tubau,  profesor de económicas en la universidad Pompeu Fabra, entrevistado por Frank Scipion, unos de los mejores gestores de marca personal en el mundo de la red y blogger. Reflexionaba sobre varios puntos relacionados con el mercado laboral y las nuevas generaciones que profundizan en la charla.

Resumiendo. Venía a decir Joan, que no cree que seamos la mejor generación preparada de la historia… que es verdad, que hay un exceso de titulitis, pero que luego no sabemos crear valor de mercado. Él seguía comentando, que lo veía todos los días en clase. Puso un ejemplo de una presentación de un trabajo que les mandó, y fue bastante duro con ellos, porque en un trabajo de económicas, había muchas presentaciones que dejaban bastante que desear, y hasta hubo una chica que le puso corazoncitos al final. La suspendió. Alegaba que si esa presentación hubiera sido vender tu proyecto a un business Angel, ninguno hubiera obtenido el patrocinio o la financiación de dicha empresa.

Me acordé de mis experiencias universitarias. Antes cuando no había power point, había mejores presentaciones, por lo menos mas curradas. Porque  uno tenía que coger el proyecto, pegarse unas buenas horas, dándole vueltas a la cabeza, sintetizando en una idea clara, para que tanto el profesor como tus oyentes lo comprendieran.

Uno, estaba sólo ante el peligro. Salía al ruedo a por todas. No tenías ninguna ‘muleta’ en la que apoyarte. Sólo tu habilidad oral, de encauzar tu proyecto a través de las ideas que exponías.

Como alumno, nunca me encantó el power point.  Cuando hacíamos una exposición, prefería tener siempre en un papel, unas cuantas notas, que me ayudasen a reconducirme si me quedaba en blanco. Personalmente me sentía mucho mas realizado,  hacer una presentación a la vieja usanza.  Hoy en día, la tónica general, que se ha instalado en las presentaciones, es cargar las diapositivas con parrafadas de textos, doy la espalda al público, y me pongo a leer…

Un caso especial, que os voy a contar de cuando estaba en al universidad. Era una chica de notazas, sobresaliente, creo que no bajó del 9,5 en toda la carrera, pero era una chica con pocas habilidades sociales, y que a penas, se comunicaba con nadie.

Eso, en otra carrera como Ingeniería sería un hándicap, pero salvable. En psicología, era un déficit que no se podía permitir.  Jaque mate. Llegando al último curso de la titulación, le tocó exponer, normalmente al haber  trabajos grupales, siempre hay otra persona que expone en tu lugar,  pero esta vez, cada trabajo era individual, y cada uno debía presentar el proyecto.

Cuando le tocó su turno, sentí tristeza, por ver el mal rato que estaba pasando. A la vez, no entendía,  como una chica, que había estado cuatro años de formación, no se había preocupado de entrenar y potenciar sus habilidades comunicativas. En esta vida, es igual o más importante  saber llegar a tu público una idea, que la idea en sí.

En esta vida, no vale con tener razón, tienes que demostrarlo y saber pedirlo.

No voy a entrar, si merecía suspenso o no. Sólo voy a decir, que en la vida real, en el mercado laboral, en una entrevista te estarían, despidiendo, con un “mucha suerte, pero buscamos otro perfil”.

Su nota de trabajo en cambio,  fue sobresaliente.

El drama de esto, no es sólo de los alumnos. Muchos profesores se han abonado a la comodidad de diapositivas. La seguridad de sentarse en la mesa, y leer.

Antiguamente existía la interacción entre profesores y alumnos. El profesor ‘seducía’ a sus oyentes, atraía su atención de la manera que exponía el contenido, y como abordaba y profundizaba en el contenido.

Esa época es historia, ahora se ha convertido el juego  en una mecánica  explicación de contenidos. Ya no hay espacio para la duda, ni para la reflexión. Si la hay, lo que venga en la diapositiva.

¿Qué hace Google para evitar los sesgos en las entrevistas de selección?

 

Entrevista sesgos

NO CONFÍES EN SU INSTINTO

Así se llama uno de los capítulos del libro de Work Rules, de Laszlo Bock, director de recursos humanos (Humans Operations) de Google.

En los años 80´s hubo una campaña de publicidad del champú Head&Shoulders con el siguiente eslogan:

“Nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”.

 

Por desgracia, esto  no sólo ocurre en la vida cotidiana, también es la norma en las entrevistas de trabajo.

Nos presentamos a alguien o conocemos a una persona, y al poco tiempo, segundos…ya nos hemos creado una ‘radiografía’ sobre su personalidad, una conclusión sólida acerca de como es esa persona…¿el resto del tiempo? nos lo pasamos tratando de confirmar nuestras  sospechas e impresiones.

Esto que nos ocurre a todos, por mucho que nos empeñemos en creer lo contrario, es lo que se denomina en Psicología,  un sesgo cognitivo, es decir, un razonamiento o interpretación irracional, produciendo una distorsión discordante de la realidad.

¿En realidad podemos crearnos un juicio sólido sobre una persona en 30 segundos?

Todos llegaríamos a la respuesta, que sacaríamos conclusiones precipitadas y erróneas. Pero en cambio, lo hacemos.

Somos así, no somos tan racionales como creemos que somos.

Y mas en estos tiempos donde  se premia  la inmediatez y nos movemos en ecosistemas que nos saturan y nos bombardean de información por los cuatro costados.

Poca gente analiza si esa información que percibe de esa persona, es verídica, si realmente es así. Y lo peor de todo, es que en las entrevistas de trabajo nos creemos que superamos al 90% de las personas en  determinar si alguien ‘aprueba’ o ‘suspende’, si es apto o no.

En esa primera impresión, influye pequeños detalles, infinitos, entre los siguientes: el apretón de manos, como mantenemos la mirada, la postura corporal, si nuestra camisa presenta algún pliegue o no, como nos hemos sentado en la silla, nuestro tono de voz. O incluso, si les recordamos a esa persona que en su infancia o en el pasado  le jugó una ‘mala pasada’.

En las entrevistas de trabajo, las publicaciones de investigaciones científicas que han estudiado este fenómeno, establecen que en la mayoría de entrevistas…

bastan los primeros 10 segundos, para determinar tus capacidades para el puesto y tu valía profesional.

Todo el tiempo restante no es mas que tiempo dedicando a buscar motivos para confirmar sus primeras impresiones.

Los psicólogos llamamos a esto, el sesgo de la confirmación, es la tendencia de buscar, interpretar o priorizar la información de forma que confirme nuestras creencias o primeras hipótesis.

Si le has caído bien al presentador, se pasará todo el tiempo, confirmando esa percepción, si en cambio, has tenido una presentación torpe, la entrevista podría darse por concluida.

Creamos un juicio supuestamente racional, pero no es mas que una ilusión construida por nuestros prejuicios. Hay mucha literatura científica desde hace décadas que comprueba estos sesgos cognitivos y es ampliamente conocida en las entrevistas de selección de Google.

¿Qué hace Google para corregir o mitigar el ‘sesgo de confirmación’ en las entrevistas de selección?

  • Una seña de identidad en las entrevistas de selección de Google, y que se traduce en entrevistas con mas validez y fiabilidad, es que las entrevista de selección, no depende de la valoración de una única persona. La evaluación, es el resultado de la valoración de varios entrevistadores, correspondiente a diferentes departamentos.

Esto que puede sonar chocante para muchas empresas, donde  el director de recursos humanos tiene la jerarquía de controlar quien entra o no; la tónica en google es bien distinta. Las entrevistas es el resultado de la valoración conjunta de personas pertenecientes a varios departamentos.

  • En las entrevista de selección de Google, cada entrevistador, no sólo se limita a la típica entrevista subjetiva con el candidato, cada evaluador, tiene normas estrictas de recoger notas,  correspondiente a la evaluación del candidato, que luego ponen en común para establecer una valoración definitiva.

Estos dos sencillos pasos como:

1.La evaluación cae en la responsabilidad de varias personas. Esto aumenta la objetividad y fiabilidad de la evaluación. El hecho de tener un informe de varios evaluadores, conseguimos que se reduzca el sesgo de confirmación, y que alguien, predispuesto por una mala (o buena) impresión, recoga  una valoración, donde sobrestime o infraestime, sus competencias.

2. Una valoración grupal.  Las empresas mejoran significativamente sus entrevistas, cuando comparten sus evaluaciones, y ponen en común sus notas para llegar a un consenso. El hecho de que cada evaluador tenga que exponer sus impresiones, que razone sus argumentos ante un grupo, y vea la posibilidad de que sus argumentos sean llevados a crítica y contradicción, implica que sus argumentos estén basado en la lógica y no en impresiones subjetivas, que pueden llevar a error.

 

Crédito de fotos

Llega el verano: Deja de pensar y empieza a sentir

Verano

 

Con la llegada del verano, hay una parte de nosotros que aflora a la superficie,  brota en nuestra forma de ser, una búsqueda de diversión y de disfrute que parece que tenemos inhibida durante resto del año.

Me encanta este tiempo, de  poder llevar chanclas, bañador, camisetas de verano cada cual mas estrambóticas sin que te miren raro, terrazas abarrotadas de gente, turistas conociendo otros lugares y culturas… olvidamos el formalismo,  llevar traque y etiqueta. Es la época del año donde la gente se preocupa mas por relajarse y divertirse, de conectar con aquello que sentimos, que nos realiza como persona.

La gente está mas alegre, nos acordamos mas de conectar con nuestras relaciones, de olvidarnos de estar todo el tiempo en facebook y de salir mas a la calle, a los parques de estar fuera de casa…

Por tanto, esta entrada es un manifiesto de pensar menos y sentir mas.

Se me ocurrir una propuesta: Si quedas con amigos, levanta tu refresco, copa o cerveza y haz un brindis, toma la iniciativa, hazlo por este tiempo de relax, de conectar con los demás, de quitarnos tensiones y preocupaciones…aunque personalmente estés pasando por una mala racha, aunque te gustaría estar en otro sitio, aunque aquello que quieras ser está todavía lejos de llegar…que le den a esas preocupaciones, que no te impidan disfrutar de pequeños momentos que tienes en tu día, como  de cuando te estas tomando unas birras con un grupo de gente…permítete por lo menos ese instante de sentir, de disfrutar, por eso, levanta la bebida y haz el brindis.

Demasiado tenemos ya el resto de año, de estar cargado de responsabilidades y obligaciones.

Por tanto, el verano, es la mejor excusa para tomar responsabilidad de todas esas preocupaciones, pensamientos negativos, estrés,  que nos impiden disfrutar, o llevar una vida mas de disfrute.

¿Cómo gestionarlo? ¿Cómo empezar con esta tarea?

Primero, hacer un ejercicio de introspección, ser consciente de:

¿Qué situaciones, momentos, personas, pensamientos, te están generando ese estado de negatividad, estrés, ira?

Habrá gente que sea capaz de reconocer cuales son los causante de esa disfuncionalidad en su vida, ponerse por su cuenta, a reflexionar y darse cuenta que elementos, le están saboteando su bienestar,en cambio, otros tal vez necesiten de un profesional que le enseñe, qué pasos tienen que dar para poder gestionarlo.

El verano, por tanto, es el momento ideal para comprobar si su vida carece de elementos que lo harían mas atractivos (no, para los demás), para él mismo. Pregúntate, que es aquello que te esta bloqueando a sentir mas, que inunde en tí ese estado de negatividad, estrés, ira..

CICLO

                   ESTRÉS/ NEGATIVIDAD ——–> PENSAMIENTOS NEGATIVOS, DISFUNCIONALES

PENSAMIENTOS DISFUNCIONALES ———-> ESTRÉS

El ciclo de la ira, actúa como una espiral que se retroalimenta.

Las situaciones que nos generan estrés y nos disparan un estado fisiológio de alerta, nos activa unos pensamientos que disparan a su vez, un estado de ansiedad en nuestro organismo.

¿Por qué se producen? ¿Cómo se han adquirido?

Estos pensamientos, han sido generados a través de un proceso de aprendizaje durante tu vida, basados en años de condicionamiento, por la educación, entorno, sociedad, aprendizaje por observación…

Podrías estar toda la vida, haciendo responsable a los demás, de tu forma de ser, a tus padres, tu cultura, tus profesores…pero no estarías consiguiendo nada, sólo restandote energía y poder personal para el cambio.

Nosotros somos los único culpables de la calidad de nuestras vida, deja de echar pestes ante los demás, de buscar culpables.

Cuanto antes reconozca esa responsabilidad, antes vas a empezar a tomar un papel protagonista, para cambiar quien eres. Y para tomar responsabilidad, vas a tener que actuar, tomar decisiones, y ser en el buen sentido de la palabra, un egoísta para tu beneficio personal. Así de claro.

Os pondré un ejemplo:

Eva llega tarde 45 minutos, mientras Álvaro pacientemente espera. Finalmente ella irrumpe con un sin fin de disculpas, Alvaro le  pregunta como está. De este modo comienza la letanía y las anécdotas de Eva  durante otros 45 minutos ininterrumpidos sin preguntar ni una sola cosa sobre Alvaro.

 

Este ejemplo, por desgracia, ocurre mas veces de las que pensamos, incluso me atrevería a decir, que es la tónica de muchas relaciones tóxicas. Alvaro salió frustrado y agotado de ese encuentro.. Esta situación es un modelo de como en nuestra vida, vivimos situaciones, estamos con gente que en realidad no nos llena, cuando en realidad lo único que nos hace sentir es frustración, y nos restan una gran cantidad de energía.

  • Aquí, el único responsable eres tú, si vivies una situación de ese tipo, tienes el poder de tomar decisiones, de decir no a ese chico o chica, que no te seduce, que no te genera emociones positivas. Sé egosíta, aprovecha tu tiempo.

 

Por último, os pasaré una ficha en la cual, poder trabajar este apartado:

Trabajo emoción

 

Crédito de foto

El precio del éxito: Un camino amargo

Pista tenis

Todo lo que conseguimos en esta vida  tiene un precio, mayor o menor, pero todo aquello que conseguimos tiene una moneda de cambio. Esa moneda de cambio son: horas de dedicación, esfuerzo, tener que decir ‘no’ a muchas cosas, caer, volver a levantarse, volver a caer…

El éxito nos lleva a la derrota, no va una sin la otra, esa ‘amiga’ estará esperando a la vuelta de la esquina, entonces, en ese momento, habrá que estar preparado para abrazar a esa derrota.

A todos nos llega, ese partido, ese resultado que pondrá todo nuestros cimientos mentales tambaleándose. “¿Realmente valgo para esto?” “¿Habré tocado techo?” “¿Este es mi límite?”

A nadie le gusta cuando llega ese momento, por muchos pequeños éxitos que hayamos ido cosechando en nuestro camino, siempre una derrota duele, te hace dudar, replantearte quien eres, pero hay gente que lo lleva mejor que otras, y creo, que ese carácter determina quien triunfa, quien no…

¿Qué es para ti el éxito? ¿Qué es triunfar?

Os dejo unos minutos para reflexionar sobre esto.

Cada vez tengo mas claro que el éxito no lo marca el resultado, la consecución de una serie de ‘cosas’, por ejemplo: casarse, tener un coche de alta gama, tener un rolex.

Para mi el éxito, triunfar, lo determina el cómo hacemos nuestro camino en la vida, tener y poseer esa vida que tanto deseas, pero que ese anhelo venga de ti, y no venga impuesta por terceras personas.

Tal vez, para conseguir esa vida, tengas que pagar un precio. Vivirás derrotas, a veces, derrotas duras, donde tengas que empezar todo de nuevo, pero con otra mirada, otro pensamiento, con la comprensión de porqué fallaste, teniendo mas claro, hacia aquello que quieres llegar a ser.

Vuelvo a preguntarte: ¿Qué es para ti el éxito?

Y quiero contestar que el éxito no es la conclusión, cuando lo consigues… es la actitud de cómo estas recorriendo ese proceso.

Los deportistas que han marcado un hito en sus respectivos deportes, se esforzaban, trabajaban duro, muy duro, con una intensidad bárbara, pero no dependía de la derrota. Su vida era ese deporte, estaban dispuestos a entrenar mas de 12 horas cada día.

Los mejores deportistas tenían unos objetivos bien definidos, sabían por qué entrenaban doce horas cada día del año…

Y tú, sabes ¿Por qué te levantas cada día?

La mayoría tenemos miedo que llegue ese partido, tememos a la derrota, porque algo les dice que esa derrota les marcará, tendrán que salir de su zona de seguridad, de que tambaleé todo aquello que piensan que son…

Por esto, estoy convencido, que aquellos que “triunfan” de verdad, que llegan a la cima, son aquellos que han sabido conjugar sus aptitudes con una excelente destreza psicológica.

Os contaré una experiencia, de cuando entrenaba tenis durante mi adolescencia, que me hizo reflexionar sobre esto mismo:

“Tenía 13 años, comenzaba mi formación como tenista en la Academia de mi ciudad. Por aquel entonces, en España, había un tenista español, Ferrero, que jugada de forma extraordinaria, de hecho, llegó a copar varias semanas, el liderato de la ATP de jugadores.

Seducido por los éxito de ese tenista, del nivel de popularidad que cogió el tenis, antes incluso que llegase el otro fenómeno Nadal, empecé a practicar tenis, y formarme porque quería llegar a ser un tenista profesional. Ese era mi sueño. Mi expectativa.

Supongo que como tantos cientos de jóvenes, aspiraban y deseaban convertirse en un tenista de renombre.

Con el tiempo, un par de años después de comenzar mi formación, con 15 años, mi nivel había mejorado, pero en la academia había un grupo que destacaba entre todos nosotros. Ese grupo eran seleccionados para competir a nivel provincial.

Mi juego, que había sufrido una gran mejora, estaba lejos de ese selecto grupo. Tenía un buen repertorio, una buena derecha, subía bien a la red, algún que otro golpe notable, pero mis carencias se hacían palpable en ese grupo, un revés que le faltaba potencia, consistencia en los golpes y una mente que le faltaba creer, y que le llevaba a estar un día entre los mejores, como al siguiente,  entre los últimos.

Durante esos años, me engañaba diciendo que la diferencia entre ellos y yo, eran que había empezado con 9 ó 10, y claro… que esos 3 ó 4 años, se notaba mucho…

Con los años, me fui dando cuenta, porque mi tenis se había estancado.

Me faltó pagar el precio.

Fui descubriendo que falló, y fue muy simple.

Mi ego, mi orgullo no quiso saberlo.

Ese selecto grupo de jugadores, vivían con el tenis, llegaba el finde, y seguían entrenándose, jugando partidos, hablando de tenis, dormían con el tenis.

Cuando estaban en la pista, sabían pensar, estaban en el partido con los cinco sentidos, lo que los periodistas llaman, ‘inteligencia deportiva’

La diferencia era grande”.

nadal-mano-federer--644x362

Me alegro un montó de que me iniciara en la formación como tenista, ya del fin de esa etapa hace 10 años. En ese tiempo, me ha ayudado a entender mejor la psicología del deportista, a ser mejor psicólogo, como también, he extraído lecciones muy valiosas para mi vida.

Por tanto, si estas poniendo tu energía y pasión a la consecución de una meta. Define tus expectativas. Pregúntate, ¿Estoy haciendo todo lo que tengo que hacer?; ¿Estoy pagando el precio del éxito?

 Y para terminar, por qué definir el éxito ante los demás, muchos piensan, que el éxito es quedar por encima de los demás en algo…

“Hijo, dedícate a lo que sea, pero hagas lo que hagas, que seas el mejor”

¿Por qué esa obsesión con los demás?  Reflexiona sobre esto, y si piensas que compararte con los demás, te va a señalar tu camino para que ser aquello que de verdad quieres ser.

Crédito foto portada

El olvido a la Historia, a quienes somos…

Gandalf

Hace no mucho, la gente se reunía en torno a una hoguera, donde se compartían historias, relatos de vida sobre aventuras, desdichas, epopeyas y dramas. En estos círculos de reunión, la gente llegaba con curiosidad, para saber qué nuevas historias traían aquellos que habían salido de sus fronteras.

La comida, acompañado de un buen vino que actuaba como  buen agente socializador, mas la mística del fuego, engalanaba una atmósfera donde se respiraba sinergia, una verdadera comunión de personas.

Nuestra época, invadida por las nuevas tecnologías, han apagado ese fuego de curiosidad hacia lo desconocido,a aquello que despertaba interés, han debilitado esa actitud como hacían en aquellos tiempos, de la gente que se acercaba al fuego, se sentaba en silencio y se disponían a escuchar. Ahora tenemos todas las respuestas, en una pantallita a pulgadas de nuestra cara.

Tenemos facebook, que nos dice, si esa persona está soltera o tiene una relación, la edad, lugar de nacimiento, películas, aficiones, horóscopo…¿Me dejará descubrir algo por mi mismo? No comparto esa tendencia que hay de vender todo sobre nuestra vida, esa necesidad constante de qué he hecho, con quién, que estoy pensando en este momento, de qué va mi vida…¿Por qué no quedas con esa persona a tomar un café y lo descubres?

Antes existía ese encanto de descubrir que había oculto detrás de esas montañas o mas allá del lago, qué batallas se habían librado en los poblados cercanos, que llevó a esa gente a enemistarse a distanciarse…

Hemos dejado que esas respuestas nos vengan dadas.

Todo esto viene a que me encontraba leyendo el libro  ‘filosofar en la escuela’ un programa filosófico para chicos de primaria de entre 6 y 12 años. En una de las sesiones, la profesora le propone a que dialoguen sobre el siguiente tema:

¿Para qué sirve aprender Historia? ¿Por qué interesarse por el pasado?

Menuda pregunta verdad (!), por fin una pregunta que  te obliga a navegar por tu mar de ideas, creencias y pensamientos, que no tiene una respuesta única y cuya respuesta requiere de mas de una palabra o un número;  cansado de preguntas de:

-Elige la correcta: a, b, c;

-V ó F,

-Calcula la: √24

-Escribe los primeros cuatro dígitos de: π

Esas dos preguntas sobre la Historia, me hizo darme cuenta que no tenemos ni idea de quienes somos, de donde hemos venido, cuales fueron todas aquellos motivaciones que nos llevaron a estar donde estamos ahora.

Sabemos antes cual es la raíz cuadrada de un número de dos dígitos, que  las señas de identidad de nuestro pueblo, ciudad, país. Para qué, menuda gilipollez ¿verdad?

Muchos han aprovechado esta crisis tan bestial que nos ha azotado bien, para ‘meter mano’ a un sistema educativo que si ya palidecía de carencias, ahora  se va a quedar tiritando.

“La Filosofía es una pérdida de tiempo”; “Lo único que haces es Filosofar”; “Que pérdida de tiempo saber nuestra Historia, si viene en la Wikipedia (!)” “Buah la Psicología es una pérdida de tiempo”

Donde ha quedado esas competencias del: pensamiento crítico, trabajo en equipo (pero el de verdad), compañerismo (arrimar el hombro al que está a tu lado), apertura a la experiencia, capacidad empática

Un momento que me acaba de llegar un whatsapp…

Nos hemos equivocado en la manera de enseñar.  Estamos obsesionados, pero una obsesión casi patológica, en que su hijo empiece cuanto antes a ‘hacer cuentas’, nos centramos en desarrollar la memoria, el cálculo, la lógica.

Deberes, deberes y mas deberes…

¿Alguien, ha pensado en que tal vez a esas edades, es mucho mas conveniente y mucho mas estimulante para su desarrollo cerebral (si eso es lo único que os importa) en enseñarle las emociones, en aprender a pensar, a aprender a sentir, a usar el pensamiento crítico, a que aprenda a establecer relaciones afectivas con los de su misma edad, que juegue?”. Para qué,  ¿Verdad?

Pero volviendo a las preguntas que encabezamos sobre la Historia, a nadie parece interesarle saber quienes eramos, ¿Quienes se fueron antes de que yo llegase a este mundo? A ver la vida con esa curiosidad, como aquel viajero que llegaba a nuestro poblado e indagábamos para saber qué había visto, que le ha había cautivo allá fuera.

Aquel que destierra la Historia, es un hombre que está destinado a la desidia.

Si algo nos ha demostrado la Historia, es que esta se repite, una y otra vez, pero seguimos ignorándolas.

Ignorándola seguimos. El fuego se ha apagado, quedan las brasas, el rescoldo de un tiempo remoto, que pronto se apagará.